Otras reflexiones

¿Dónde está Cristo en la pandemia?

Nuestra fe nos muestra el amor de Dios Padre, que cuida de todas sus creaturas y nos regala la certeza que este drama también tiene sentido.

Arte y fe. Más allá de lo cotidiano

El arte, como la oración, es un espacio de conexión en un tiempo sin tiempo.

Fraternidad y comunidad

'La paz social no puede entenderse como un irenismo o como una mera ausencia de violencia lograda por la imposición de un sector sobre los otros'. - S.S. Francisco. Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 24 de noviembre de 2012

Pandemia, pobreza y trabajo

El hombre con sentido social no espera que se presenten ocasiones extraordinarias para actuar. Todas las situaciones son importantes para él, pues repercuten en sus hermanos… -San Alberto Hurtado

Diálogo interreligioso y ecuménico

Monseñor Alberto Ortega Martín

viernes 11 de septiembre, 2020

"La fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano que debe sostener y amar. Por la fe en Dios, que ha creado el universo, las criaturas y todos los seres humanos —iguales por su misericordia—, el creyente está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo y ayudando a todas las personas, especialmente a las más necesitadas y pobres."

El 4 de febrero de 2019, el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyib, firmaron en Abu Dabi un histórico “Documento sobre la Fraternidad Humana por la paz mundial y la convivencia común” que empieza con las palabras mencionadas en el recuadro. El documento es una invitación a la reconciliación y a la fraternidad, a unirse y a trabajar juntos hacia una cultura de respeto recíproco.

En el ámbito del diálogo interreligioso y ecuménico, la Iglesia Católica ha hecho un recorrido importante en los últimos años, especialmente desde el Concilio Vaticano II. En este camino los Sumos Pontífices San Pablo VI, San Juan Pablo II y Benedicto XVI han desempeñado un papel fundamental.

El Papa Francisco nos ofrece tres indicaciones fundamentales de este diálogo entre personas: el deber de la identidad, la valentía de la alteridad y la sinceridad de las intenciones.

Es importante aprender a abrirnos con respeto y a dialogar sinceramente con el otro para ser constructores de civilización y artesanos de paz. No hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro.

Abrirnos con respeto y a dialogar sinceramente con el otro para ser constructores de civilización y artesanos de paz.

Por eso es importante promover la fraternidad. El punto de partida es reconocer que Dios está en el origen de la familia humana y quiere que vivamos como hermanos y hermanas, habitando en la casa común de la creación que él nos ha dado. El enemigo de la fraternidad es el individualismo que se traduce en la voluntad de afirmarse a sí mismo y al propio grupo por encima de los demás. Esta consideración es fundamental cuando discurrimos sobre la intrincada situación del escenario mundial, que ha llevado al Papa Francisco a hablar de una “tercera guerra mundial en pedazos”. Esto resulta especialmente relevante en nuestro País.

En el diálogo ecuménico e interreligioso es esencial que pasemos de la simple tolerancia del otro al respeto y a la estima de los demás. Porque se trata de descubrir y aceptar al otro en la peculiaridad de su fe y enriquecerse mutuamente con la diferencia, en una relación marcada por la benevolencia y la búsqueda de lo que podemos hacer juntos. El Papa san Juan XXIII amaba repetir que en la familia humana, es más lo que nos une que lo que nos divide.

En esto los cristianos de todas las Iglesias y confesiones así como los fieles de las religiones no cristianas tenemos una gran responsabilidad y podemos contribuir juntos en la edificación de una sociedad mejor para todos.

Descubrir y aceptar al otro en la peculiaridad de su fe y enriquecerse mutuamente con la diferencia.

Cuánto más urgente se demuestra la necesidad del diálogo y del encuentro entre todos los seres humanos durante la actual pandemia. ¡Nadie se salva solo! Nos advirtió el Papa Francisco y nos lo recordaron los Obispos de Chile el pasado mes de marzo.

¿Estoy dispuesto desde la riqueza de mi fe en Cristo a dialogar y colaborar con mis hermanos cristianos, con mis hermanos de otras religiones y con los hombres de buena voluntad para construir entre todos una sociedad mejor, más atenta al bien verdadero de cada persona, para ser artesanos de una nueva humanidad según el designio de Dios?

«Para participar en la edificación de una sociedad abierta, plural y solidaria, es esencial desarrollar y asumir constantemente y sin flaquear la cultura del diálogo como el camino a seguir; la colaboración, como conducta; el conocimiento recíproco, como método y criterio. Este es el camino que estamos llamados a recorrer sin cansarnos nunca».

Papa Francisco en Marruecos,
30 de marzo de 2019

Monseñor Alberto Ortega Martín
Nuncio Apostólico en Chile

Comparte esta reflexión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email